Correr en Camboya. Sihanoukville Angkor Beer Half Marathon

Ayer  hizo un año que llegué por primera vez a Sihanoukville, eran sobre las cuatro de la tarde y hacía un calor asfixiante en la ciudad. A pesar del largo viaje desde Battambang, desde las once de la noche del día anterior, estaba lleno de ilusión por recoger mi dorsal para la carrera del día siguiente. La quinta edición de la “Sihanoukville Angkor Beer Half Marathon”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Correr es apasionante y genera sensaciones que sólo las conoce quien lo experimenta en primera persona. Correr en Camboya es otra historia, al clima tropical hay que añadirle la escasa nutrición que aporta la alimentación en el país; y además, te sientes observado como si fueses un extraterrestre. Es una mezcla explosiva. Sentir una ciudad, conocerla desde dentro mientras viajas por sus calles.

Eran las tres de la mañana cuando sonó el despertador en el guesthouse donde dormía, salí de la habitación para despertar a la dueña y que me diese el desayuno. La cara de asombro era evidente, a pesar de estar avisada la noche anterior no daba crédito a lo que veía. Un “turista” levantado para desayunar cuando la mayoría de ellos regresaban a casa después de una larga noche de “caza” de producto local.

Llegar a la línea de salida no fue nada fácil debido a que el señor con el que quedé para que me llevase en tuk-tuk no acudió  a su cita, quizá era muy temprano para levantarse las cinco de la mañana. Al final, y con demasiada incertidumbre logré llegar con unos minutos de margen. Sorpresa. Me pude colocar en la cinta de salida para comenzar la carrera, eramos unas 100 personas. ¡A correr!

La humedad era insoportable, y comenzamos a las seis de la mañana. Pero más duro aún se hizo correr por Sihanoukville en solitario durante más de 17 kilómetros. La fuerza mental es muy útil, pues el desgaste y las condiciones hacen que vayas perdiendo las referencias. Los puntos kilométricos no se ven ya que el tráfico no se interrumpe, y de avituallamiento ni hablamos. Por suerte, había unos asistentes en bici que te guiaban indicándote el trazado y te daban agua. Sin embargo, la experiencia de descubrir la ciudad de esta manera compensaba todo el esfuerzo anterior. Eso sí, mejor ir bien preparado para disfrutar al máximo la media maratón y  los rincones por los que pasas, y que seguro, no volverás a ver. Al menos desde la misma perspectiva.

Aniversario,42 paises, visitas, blog,JMorente, ¡Esto es Camboya!

Echando la vista atrás sólo puedo estar contento de ser deportista. Recorrer lugares de forma diferente, ver todo desde otra perspectiva y disfrutar en entornos que jamás había soñado hacen que unir viajes con deporte sea una combinación muy recomendable.

Correr en Camboya fue la primera experiencia internacional que tuve como atleta. Será difícil viajar y correr por los más de cuarenta países donde hay personas que visitan ¡Esto es Camboya!, pero se intentará… La media maratón Sihanoukville Angkor Beer Half Marathon supuso el pistoletazo de salida, próximo reto: ¡Berlín!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s