Postales de Camboya

Al viajar hay instantáneas que quedan en la retina para siempre, son esas imágenes que durante un largo tiempo saltarán cuando menos te lo esperes de tu memoria. Entonces revivirás de nuevo lo que sentiste en el momento preciso en el cual la fotografía fue tomada, recordarás la sensación generada allí que sin duda dejó huella. Poco importa el paisaje que se contemple, la puesta de sol, el personaje, etc. Lo realmente imborrable, que una y otra vez golpeará dentro de ti para salir, son las postales de Camboya.

jmorente-esto-es-camboya-kep-kep-beach

Amanecer

Dormir en la playa paradisíaca es un lujo, si además tienes la suerte de hacerlo con la única protección de una mosquitera y una cama orientada hacia el este, no es que sea un lujo, es algo irrepetible. La sorpresa es grande cuando la primera luz hace que abras el ojo y de repente percibes en el horizonte una variedad de tonos concéntricos espectaculares. Poco a poco la luminosidad se vuelve mayor, va creciendo junto a la aparición del Sol, y ambos dejan unos minutos que hacen las delicias de cualquier aficionado o la fotografía; o como en mi caso, a los profesionales de un buen despertar, de manera tranquila mientras contemplas el evento antes de desayunar.

jmorente-esto-es-camboya-koh-rong-sanloem-amanecer-lazy-beach

Atardecer

 ¿Quién no ha estado persiguiendo este momento? Es algo único, que sin embargo, pasa todos los días. Lo típico, una terracita mientras se degusta un buen cocktel, además de echar unas risas con los amigos. En Camboya tienes otra opción cuando lo disfrutas en una de sus playas: un masaje tradicional mirando a la puesta de Sol. Entonces no te acordarás de nada más, estarás tan relajado disfrutando de ese momento que el tiempo pasará volando. En un abrir y cerrar de ojos el mar habrá engullido esa bola de color anaranjado, y tan sólo te quedará volver a esperar al siguiente…

jmorente-esto-es-camboya-otres-beach-atardecer

Ya sea para comenzar el día o para terminarlo, la presencia o ausencia del Sol y el cambio de luz provocado en esos minutos hace que el entorno se vuelva mágico. Las tonalidades con su amplia gama de colores ofrecen un espectáculo digno de observar tanto al amanecer como al atardecer, que queda totalmente realzado con la presencia del espejo natural del agua. Apreciar estos momentos y guardarlos como recuerdo en forma de postales de Camboya es la mejor manera de volver una y otra vez al lugar por el que se pasó. Y al que no debemos intentar volver, ya que será parecido pero nunca igual que el recuerdo que tenemos. ¡Mejor buscar nuevas fotografías!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s